00%
 

Tunga
Antonio José de Barros Carvalho e Mello Mourão

Nacido en 1952 en Palmares (Brasil), murió en 2016 en Río de Janeiro (Brasil).
Volver

Tunga dedicó su obra a la creación de esculturas, instalaciones, vídeos, poesías y performances que se caracterizaron por mostrar una experimentación intensa en cada una de sus propuestas artísticas.

Inspirado por la alquimia medieval y la poesía helenística, Tunga realizó obras plásticas, performances, instalaciones y filmes, en los que la constante fue la experimentación con la materia. La Belle et La Bête [La Bella y la Bestia] se presentó por primera vez en una muestra organizada en 2002 por la galería Luhring Augustine en Nueva York, titulada Make-Up Coincidence [Coincidencia de maquillaje]. La exhibición consistió en una serie de performances y esculturas a gran escala, entre las que destaca esta pieza. La Belle et La Bête [La Bella y la Bestia] se compone de dos grandes bulbos de cobre pulido, pequeños nódulos huecos que asemejan rudimentarios órganos sexuales. Elevados varios metros sobre el suelo, cada bulbo se sitúa a los lados del centro de una cruz hecha de metal y se sostiene por diferentes elementos de cobre y bronce. El metal con el que se realizó la cruz tiene en sus extremos unos ganchos que hacen una referencia directa a algunos elementos usados por Joseph Beuys en sus performances de los años setenta. Uno de los principales intereses del artista en esta exposición fue realizar una fusión entre las nociones de lo mecánico y lo orgánico, exaltando cualidades de género y belleza en ambas. La obra funciona también como una reproducción de mecanismos de tensión que impulsan el deseo.

Holy Ghost [Espíritu Santo] pertenece a una serie de esculturas que en conjunto generan un aura ceremonial, activadas por el simbolismo de sus materiales. Formas sensuales y sinuosas, formadas a través de redes junto con superficies brillantes de metales y en algunos casos iluminación, son algunos de los elementos con los que el artista creó esta suerte de mitología. La pieza es solo una parte de toda una atmósfera que el artista concibió con la intención de invitar al espectador a un paisaje casi de ensueño compuesto por esculturas monumentales, cercanas a tótems, que a veces asemejan enormes insectos, alas hechas con redes que contienen cráneos o alambres de cobre que parecen pelo, entre otros materiales. A través del ensamblaje de estos elementos y su alta carga simbólica, Tunga realizó una exploración sobre la fantasmagoría, que se debate entre figuras de lo sublime y lo siniestro para ahondar en ideas asociadas a conceptos como transformación, metamorfosis y reencarnación. [Y. M.]

Obras