00%
 

Marcel Broodthaers

Nacido en 1924 en Bruselas (Bélgica), murió en 1976 en Colonia (Alemania).
Volver

Antes de convertirse en artista visual, Marcel Broodthaers fue escritor, poeta y periodista. En 1964, fijó en yeso cincuenta ejemplares no vendidos de su último poemario Pense-Bête [Recordatorio] (1963) y colocó la escultura resultante sobre un pedestal. Esto marcó su paso de la carrera literaria al mundo del objeto artístico. Pero en la obra visual de Broodthaers la poesía, el lenguaje y la literatura nunca estuvieron lejos; de hecho, el artista belga no solo no abandonó la escritura sino que la convirtió en un componente esencial de su práctica artística. Su interés en el funcionamiento del lenguaje, oral y visual —que heredó de los maestros que lo inspiraron, Stéphane Mallarmé y René Magritte— resultó decisivo para el desarrollo de su obra.

Porte Capital A [Puerta A mayúscula] es un buen ejemplo del uso del lenguaje como instrumento visual y de la disposición arbitraria de las palabras en el espacio, anulando su condición narrativa o semántica. En la intención de otorgar una materialidad al lenguaje, las palabras se vuelven imagen. Con aspecto de rótulo, esta placa de plástico contiene palabras en francés impresas en una elegante tipografía cursiva en esmalte de varios colores. Si a primera vista las palabras parecen inconexas y desconciertan por su sinsentido, en conjunto conforman un vocabulario que hace referencia al mundo del arte. Estas se agrupan en tres categorías: las relacionadas con materiales —bois (madera), verre (vidrio) o acier (acero)—; las que indican espacios o componentes de un museo —salle (sala), mur (muro), entrée (entrada) o musée (museo)—, y las que califican, de manera algo ambigua, a las obras de arte —isolée (aislada), étroite (estrecha) u opaque (opaca)—. Destaca la inscripción en mayúsculas de la palabra «PORTE» y la letra «A» que dan título a la obra y que, junto a un dibujo en un recuadro, conviven en una asociación insólita con el resto de los vocablos. Este trabajo, que puede ser, literalmente, leído, funciona como un comentario irónico sobre la institución del arte y se vincula directamente con obras célebres como el Musée d’Art Moderne. Département des Aigles [Museo de arte moderno. Departamento de las Águilas] (1968–1972) o la Salle Blanche [Sala Blanca] (1975), en las que Broodthaers se valió del potencial subversivo del lenguaje para cuestionar el concepto de museo. [S. G. G.]

Obras