00%
 

Jimmie Durham

Nacido en 1940 en Washington (Arkansas, Estados Unidos), vive y trabaja entre Roma y Nápoles (Italia) y Berlín (Alemania).
Volver

Las piedras, sin importar su tamaño, origen o función, son una constante en la obra de Jimmie Durham. Son un elemento esencial en su lenguaje escultórico que le permite articular una crítica a la arquitectura, así como a las nociones de monumentalidad y permanencia que asociamos con ella. En su obra Museum of Stones [Museo de piedras] Durham presenta una serie de piedras al estilo de un museo de historia natural, con el humor como recurso para devolver a los minerales la transitoriedad que les es inherente en su estado natural.

Organizadas en dos vitrinas, las piedras que conforman el museo en miniatura de Durham aparecen con cartelas escritas a mano en las que descripciones como «Piedras de tamaño mediano» o «Tocino petrificado» ponen al descubierto una forma estética de clasificar las piedras, liberándolas de su función como unidad básica de la arquitectura occidental. Acompañando a estas vitrinas, Museum of Stones incluye una serie de fotografías que muestran una enorme roca balanceándose en algunos monumentos arquitectónicos, un pedestal con una piedra que tiene la leyenda «Piedra de toque» en alemán, y la reproducción de un dibujo que Hitler hizo de un arco de triunfo que nunca construyó; todos ellos elementos que parecerían resaltar el uso y la importancia de las piedras en nuestra civilización.

Durham, sin embargo, no busca enaltecer los minerales, sino devolverles su forma escultural independiente. Tal énfasis en las piedras es importante para él, ya que considera que, como material fundacional de la arquitectura, han sido utilizadas para construir catedrales, monumentos y edificaciones que representan un desafío al tiempo al igual que el avance de los regímenes europeos y de Occidente. Su intención, por lo tanto, es desmitificar esta idea y sacar a la luz el hecho de que las piedras también tienen un ciclo de vida, que son tan contingentes como el ser humano, solo que a un ritmo más lento. [A. D.]

Obras