00%
 

Cindy Sherman

Nacida en 1954 en Glen Ridge (Nueva Jersey, Estados Unidos), vive y trabaja en Nueva York (Estados Unidos).
Volver

Cindy Sherman ha jugado a disfrazarse desde muy joven, mucho antes de concebirlo como una forma de arte. De niña, solía ponerse disfraces y encarnar personajes en su habitación. Lo que empezó como un entretenimiento infantil pasaría a convertirse en el fundamento de su práctica artística. La caracterización de personalidades diferentes aparece en sus primeras series como Murder Mystery People [Sospechosos de asesinato] y Bus Riders [Pasajeros de autobús], cuyas fotografías fueron realizadas en 1976, poco después de graduarse en el Buffalo State College, aunque no se imprimieron hasta el año 2000. Estas primeras obras establecieron la mecánica de la metodología de trabajo de Sherman, consistente en investigar la construcción de género e identidad usando únicamente su propio cuerpo y un sinfín de accesorios entre pelucas, disfraces, prótesis y maquillaje, en una actuación única para el registro fotográfico. Suele trabajar sola en su estudio, asumiendo múltiples funciones como autora, directora, maquilladora, encargada del vestuario y, por supuesto, modelo. En Murder Mystery People, Sherman se fotografió a sí misma adoptando la identidad de diecisiete personajes, supuestos protagonistas de un crimen basados en estereotipos del cine de los años treinta, como el detective duro, el amante latino o el carnicero. Esta serie es un precursor directo del trabajo que dio a conocer a la autora a finales de los setenta: la serie Untitled Film Stills [Fotogramas sin título] (1977–1980), que confirmó aspectos clave de su obra de madurez, como son el simulacro, la teatralidad y la autoescenificación. Untitled Film Stills es un conjunto de setenta fotografías en blanco y negro de la artista posando en diferentes roles femeninos estereotipados —la mujer abandonada, la chica universitaria, la prostituta, la maltratada o la joven ama de casa—, inspirados en las películas de Hollywood de las décadas de 1950 y 1960, el cine negro, el cine de serie B y filmes europeos. Son imágenes ficticias que no derivan directamente de películas, pero que utilizan técnicas cinematográficas, como la iluminación, la escenografía y el encuadre, en una cuidada puesta en escena no exenta de ironía. Por medio de una obra que combina performance, cine y fotografía, Sherman reflexiona sobre la construcción social de la imagen de la mujer y, a su vez, sobre la complejidad de la representación en una cultura saturada de imágenes. [S. G. G.]

Obras