Proyecto desarrollado en colaboración con WWF España. Desde el año 2006 este espacio singular está recuperándose de los efectos del incendio forestal que sufrió.

El incendio asoló cerca de 13.000 hectáreas de terreno forestal de la comarca alcarreña del Rodenal, de las cuales más de 5.000 afectaron al espacio protegido del Parque Natural del Alto Tajo. Es el caso del barranco del Hocino, una hoz excavada sobre las calizas, que en su superficie albergaba un magnífico bosque mixto. El fuego calcinó los pies de todas las especies existentes, salvándose únicamente un tejo del impacto de las llamas.