Proyecto desarrollado en colaboración con la Asociación Naturaleza Rural. El objetivo es convertir a perros adoptados o procedentes de centros de rescate en nuestros aliados para efectuar tareas de seguimiento de especies amenazadas de un modo eficaz.

Entre los retos más destacados se encuentra entrenar un perro para la detección de oso y lobo en Cataluña y Aragón, escalar el uso de este proyecto y fomentar la coexistencia con los grandes carnívoros en el Pirineo.