Volver

Asia (serie Las cuatro partes del mundo), hacia 1687-1689

Óleo sobre lienzo, 60 × 75 cm

Asia

PANTALLA COMPLETA

Luca Giordano (copias)

Nápoles, Italia, 1634-1705

Se trata de copias antiguas de la serie Las cuatro partes del mundo de Luca Giordano (Nápoles, Italia, 1634-1705) enviada para el Alcázar de Madrid en torno a 1687-1689, antes de la venida del pintor a España. Los lienzos originales fueron vistos en palacio por Ponz y Ceán Bermúdez y estuvieron un tiempo en la Casita del Príncipe de El Escorial. Fueron depositados por Patrimonio Nacional en la embajada de España en Lisboa donde fue destruido uno, y los demás sufrieron graves daños en el incendio de la embajada en los sucesos de 1974. Medían 116 × 135 cm cada uno. Fueron grabados por Juan Antonio Salvador Carmona (1740-1805) y tuvieron mucha difusión. Se conocen dos réplicas del taller de Giordano. Una se conserva como depósito del Museo de San Martino de Nápoles en el Palacio Real de Caserta y es de dimensiones un poco mayores que el original, 120 × 173 cm. La otra, se encontraba en Londres en 1961 en la Galería Hazlitt y era de dimensiones muy próximas a las de las copias presentes (56 x 67 cm).

Giordano elige figuras femeninas para representar a los cuatro continentes o partes del mundo conocido. Europa se representa por una figura sentada con corona imperial rodeada de amorcillos que portan los símbolos de las artes, las ciencias y la riqueza, acompañada de un caballo. En el cielo, con un trono de nubes, la Iglesia en figura de mujer resplandeciente, portando en las manos una tiara papal. Asia está representada por una joven coronada de flores flanqueada por hombres con diversas vestiduras y turbantes, un camello y muchos niños que encienden pebeteros. Al fondo un jinete clásico cabalgando, sin duda Alejandro Magno, su primer explorador. África se representa con una mujer negra, en pie, coronada de corales, en un escenario rocoso y desértico, rodeada de animales exóticos (leones, tigres, elefantes) y mujeres y niños negros y blancos, en ademán de dirigirse a un soldado romano que se acerca a ella. Sin duda se alude a Escipión el Africano y sus legiones. Por último, América está simbolizada por una india semidesnuda con tocado de plumas, arco, flechas y aljaba que alancea a un hombre desnudo en presencia de niños, igualmente desnudos, y de mujeres que sacan conchas del agua del mar. En la lejanía, las naves españolas arriban a las costas y, en el cielo, una alegoría de España, coronada y con el león, contempla la escena.

El conjunto, muy fiel a los originales, es de calidad notable. Su importancia reside en ser testimonio de acierto de las composiciones de Giordano, pues conocieron varias repeticiones y copias y fueron populares por el grabado. [Alfonso E. Pérez Sánchez]