Volver

Carlos III, 1764

Mármol blanco, 77 × 56 cm; 11 × 19 cm la peana

Firmado y fechado en el lateral derecho, en la zona del manto: «D. Juan Pascual de Mena 1764»

PANTALLA COMPLETA

Juan Pascual de Mena

Villanueva de la Sagra, Toledo, 1707 – Madrid, 1784

Este busto presenta a don Carlos de Borbón ya como rey de España, al estar fechado en 1764. Había ascendido al trono español tras la muerte de su hermano Fernando VI en 1759. Don Carlos, hijo de Felipe V de Borbón y de Isabel Farnesio, de la casa ducal de Parma, había nacido en Madrid el 20 de enero de 1716. No existían para él muchas esperanzas de acceder al trono de España, por lo que su madre logró para él el reino de las Dos Sicilias en 1738. La muerte de sus hermanos mayores, don Luis de Borbón, que reinó brevemente como Luis I, y más tarde de Fernando VI, determinaron su ascenso al trono de España.

El retrato, realizado por el escultor y académico Juan Pascual de Mena, una de las figuras sobresalientes de la escultura española del siglo XVIII, debió de ser pensado como retrato oficial del monarca, ya que existe un modelo original en yeso fechado en el mismo año de 1764 que indica que fue hecho con la idea de poder repetirse en cuantas réplicas fueran necesarias. Se conservan efectivamente otras versiones similares, aunque de fecha posterior, en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y en el Banco de España.

El retrato escultórico de los monarcas tenía, como los retratos de pintura, una gran tradición, pero en el siglo XVIII se renueva su uso en España ante las necesidades decorativas creadas por la construcción y las renovaciones de palacios y sitios reales. Las características de este tipo de obras estaban marcadas por las tipologías anteriores del género que hacían, además, referencia a los retratos escultóricos de los emperadores romanos de la Antigüedad. En este de Carlos III, el rey aparece envuelto en un manto de movidos y decorativos pliegues, en el que su autor ha esculpido los símbolos emblemáticos de la corona española: el león y la torre de los antiguos reinos de Castilla y León. A pesar de la dureza del mármol, el artista ha elaborado con detalle y realismo el encaje de la gorguera del rey, la dureza y lisura de la armadura y los efectos de seda de las bandas, la de la orden de San Jenaro y la de Carlos III, así como el collar y la insignia de la orden del Toisón. [Manuela Mena Marqués]