Volver

Inmaculada Concepción, hacia 1537

Óleo sobre tabla, 218 × 184 cm

PANTALLA COMPLETA

Juan de Juanes

¿Valencia?, hacia 1510 – Bocairent, Valencia, 1579

Joan Macip Navarro, más conocido como Juan de Juanes, perteneció a una importante familia de artistas valencianos iniciada por su padre, el pintor de retablos Vicente Macip (h. 1470-1551), y continuada a la muerte de Juanes en 1579 por su hijo Vicente Macip Comes (h. 1554 – h. 1622). 

Considerado por la crítica y el gran público como uno de los más importantes y célebres pintores del Renacimiento español, la grandeza de Juan de Juanes queda de manifiesto al comprobar que desde su confinamiento en tierras valencianas supo asimilar desde los inicios de su carrera las novedades de la corriente flamenca que pudo conocer en Valencia a través de pinturas de Gossaert, las primicias llegadas de la península itálica con los cuadros de Sebastiano del Piombo y cierta impronta de Rafael Sanzio, creando un estilo personalizado muy valorado por sus contemporáneos. 

Tradicionalmente se recoge que esta Inmaculada Concepción –que perteneció antaño a la colección del infante don Sebastián Gabriel y posteriormente a la de don Alfonso de Borbón y Borbón-Braganza– procede de la desaparecida parroquia de San Bartolomé de Valencia, donde sabemos que Vicente Macip y su hijo Juan de Juanes contrataron en 1537 con Jaime Barranco, párroco de San Bartolomé, un retablo con la presencia de la Purísima.

El carácter icónico y atemporal de esta pintura queda de manifiesto con el fondo dorado, recortándose en el centro la Virgen, con manto y túnica, y en lo alto la Trinidad coronándola. Dos filacterias grandes flanquean a la Virgen con la leyenda «TOTA PVLCHRA ES AMICA MEA / ET MACVULA NON EST IN TE», recogida en el Cantar de los Cantares. Rodean a la figura mariana los símbolos de la letanía lauretana: el sol, el ciprés, la puerta, la vara de Jesé, el pozo, el rosal, el olivo, el jardín, la luna, la estrella, la ciudad, la palmera, el espejo, la torre, el lirio, el cedro y la fuente.

Esta magnífica pintura de Juanes se convertiría en un prototipo o modelo de Inmaculada Concepción que seguirían otras obras autógrafas, como las Inmaculadas de la población de Sot de Ferrer, la de la iglesia de la Compañía de Valencia o la de la parroquia de Santo Tomás.

Correspondiente al periodo posterior a la realización del retablo mayor de Segorbe, esta Inmaculada Concepción forma parte de un reducido grupo de obras maestras del pintor anteriores a 1540: la Consagración de san Eloy como obispo de Noyon, actualmente en The University of Arizona Museum of Art and Archive of Visual Arts (Tucson), el Bautismo de Cristo de la catedral de Valencia, el San Francisco de Paula de la parroquia valenciana de San Miguel y San Sebastián o la Santa Cena del Museo de Bellas Artes de Valencia. [José Gómez Frechina]